Descripción del proyecto

La primera tarea que ha de afrontar un impresor lenticular es calibrar el proceso de impresión y el stock de lentes para asegurarse de que las imágenes creadas se alinean exactamente con las lentes utilizadas. Las imágenes impresas sobre el plástico deben ser procesadas de una manera tal que encajen a la perfección con el número de lentes por pulgada del plástico. Dicho número se conoce también con el nombre de lineatura.

Tanto el proceso de fabricación de los plásticos como el proceso de impresión hacen que el valor de la lineatura cambie ligeramente respecto a su valor nominal. Para que la imagen lenticular se vea correctamente es crítico calcular el valor exacto de la lineatura en cada trabajo, y es aquí donde el Módulo de calibración entra en juego. La función de este módulo es generar una serie de bandas entrelazadas con distintas frecuencias que, una vez impresas sobre el plástico, producen unos patrones de interferencia que revelan el valor exacto de la lineatura.

Ejemplo de calibración lenticular (75,6 lentes/pulgada):

good-calibration